Seleccionar página

La fotografía de ¿Y si…?

por | Feb 7, 2018 | Análisis, Cine, Didáctico, Fotografía Cinematográfica

La fotografía de ¿Y si…?

por | Feb 7, 2018 | Análisis, Cine, Didáctico, Fotografía Cinematográfica

En este post voy a hablar de la fotografía de «¿Y si…?», un cortometraje del que he sido director de fotografía. Lo que más destaco es el tratamiento del color, y como buen amante de la narrativa visual que me considero, voy a escribir sobre ello.

Es un cortometraje de temática «polémica», delicada y sensible en el cuál he tenido el placer de trabajar como director de fotografía. Para ubicaros, os puedo decir que se trata de un cortometraje muy controvertido que podéis encontrar (en la fecha que escribo) en el festival de cortos Notodofilmfest. Está escrito y dirigido por Angelo Moreno y producido por Mc Fly Audiovisual junto con Pasarela Grupo Audiovisual en Valencia (España).

Si aún no has visto «¿Y si…?», para entender mejor mis palabras, te sugiero que lo veas antes de seguir, reproduciendo el vídeo directamente a continuación:

Cortometraje ¿Y si…?

Quiero aprovechar mi participación en este proyecto para compartirlo con vosotros y vosotras, y contaros un poco como ha funcionado el departamento de fotografía en un cortometraje como este. Aunque en este post voy a centrarme únicamente en la colorimetría y en la paleta de color.

 

Cómo crear una paleta de color para cine en un ejemplo real como es ¿Y si…?

 

Es inevitable que -como autores que somos los directores de fotografía- queramos plasmar muchos detalles de «nuestra cosecha» en el proyecto. Pero claro, no haremos nada sin antes escuchar atentamente y entender al director y leer el guión (varias veces).

He seguido las inspiraciones (películas de referencia) del director, pero he de decir que Angelo ha confiado mucho en mí. Tanto, que he podido poner mucho de mi visión, técnica y de mi estilo en la narrativa visual de «¿Y si…?». Así pues he participado en la elaboración de los planos, he confeccionado la paleta de colores, la colorimetría, el etalonaje, por supuesto la iluminación y los ajustes de cámara y un interesante porcentaje en la creación de los ambientes y las atmósferas.
El efecto Bokeh

Por supuesto, todo ello lo he hecho codo con codo -principalmente- con el departamento de arte dirigido por Susana Ruíz. Con quien ha sido un placer trabajar y participar en la selección de la colorimetría de los objetos y elementos del atrezo que ella y su equipo seleccionaban. También, como no, con el departamento de vestuario (dirigido por Mª Ángeles Camacho) y con el departamento de maquillaje (dirigido por Natalia Taramazzo). Entre todos, y siguiendo un estilo visual dirigido por el departamento de fotografía y pactado con Angelo y la producción del corto, hemos compilado en 3 minutos toda la narrativa visual. 

 

Hay que seleccionar y contar con un equipo de cámara que sea capaz de recoger todas las decisiones y planteamientos. Y no me refiero solo al equipo técnico, sino al humano también. He de destacar en «¿Y si?» la importancia del juego de lentes de focal fija (el 50mm principalmente) y la cámara usada (Sony Alfa 7s). Aportado por mi equipo de fotografía capitaneado por un profesional como es mi buen amigo Miguel Serrano y su equipo de colaboradores.

La colorimetría y la paleta de color de «¿Y si?» no es para nada algo casual. No hay ningún color (ni siquiera su tonalidad) que haya sido dejado al azar. Todos están seleccionados y dispuestos estratégicamente. Una mujer totalmente vestida de naranja paseando por el paseo marítimo de la Malvarrosa, no creáis que es casual.

El azul y sus análogos como hilo conductor de la historia

 

Visto que la historia parece ser una cosa pero acaba siendo algo diferente, no podemos sino jugar al despiste con la narrativa visual. Para eso, nada mejor que aumentar la tensión del espectador y mantenerlo atento a todo lo que suceda.

El propio guión, el tamaño de los planos, la simetría y la no simetría, la perspectiva, la música, las interpretaciones de los actores, el arte, el maquillaje, el vestuario, las luces y también los colores juegan este partido. Como estamos hablando de la paleta de color, para generar tensión con los colores, había que crear contraste entre ellos. Bastante contraste es la mejor de las opciones.

De ahí es de donde tomé la decisión de usar colores complementarios en la paleta de color de «¿Y si…?». Y de ahí que me llevara a elegir el azul y su complementario; el amarillo. Aclarar que me refiero a elegir tonos y colores análogos al azul (cianes) y al amarillo (naranjas).

El motivo de elegir esos dos colores para «¿Y si…?», tonos azules y tonos naranjas, no es otro que la psicología del color por un lado, y la relación del naranja con el tema omnipresente en el corto, por otro lado. Y por supuesto para generar mucho contraste.

La colorimetría, la paleta de color y su influencia en la narrativa visual

 

Nabil, el personaje principal interpretado magistralmente por Noureddine El Attab, viste de azul y colores neutros. Entre otras cosas, viste de tonos azules para transmitir la afinidad del personaje con su entorno, con el cielo y con su hogar.

El efecto Bokeh

Y a ese detalle, se le suma que el azul es un color que psicológicamente transmite seguridad y decisión, algo que ya tiene Nabil consigo mismo cuando el cortometraje empieza.

Tampoco es casual que su hijo (interpretado por Izan Zapata), al que vemos disfrutar en la playa con su madre vista también de azul. Justo viste el mismo azul que Nabil, su padre. El motivo es el de ayudar, mediante la afinidad de colores, a entender lo importante que es para el niño la figura de su padre. Su mujer, interpretada por Aina Gimeno, también viste de colores afines al azul. Estando así en sintonía con su marido, con el entorno y con su hijo. El azul es un color omnipresente en el film, el es un hilo conductor importante.

Y la mochila, también es azul, y lo es porque realmente la mochila es algo positivo. Aunque no lo parezca, es donde está guardado el «tesoro» de Nabil. Es por eso que es azul, en sintonía con el personaje, su vida y su entorno. La mochila no crea contraste con Nabil porque forma parte de Nabil.

El color complementario al azul es el amarillo, que significa que es todo lo contrario (es el tono inverso). Para lo que transmite el cortometraje, el color (análogo) naranja es muy necesario y expresivo. No seré yo quien diga lo que parece que va a pasar al final del corto. Pero todos -o casi todos- tenemos en mente que Nabil va a cometer una atrocidad ¿verdad?. Si le dais vueltas, y vais uniendo conceptos, llegaréis al naranja. Hay un plano al final del corto que os puede dar una pista más.

 

Colores complementarios para generar el máximo contraste en la colorimetría

 

Entre otros factores, es innegable el contraste creado al mezclar azul y naranja (controlado y matizado por la iluminación). Eso ayuda a contar nuestra historia, ya que usamos la paleta de color como hilo conductor. Y también como un actor más y una parte activa que cuenta la historia.

En resumen, la paleta de colores ayuda a conducir al espectador por donde le interesa a la historia. Si os fijáis, la colorimetría es narrativamente necesaria. Una elección de colores errónea transmite mal la información o puede crear contrastes donde no se debe. Hemos de justificar cada color y cada diferencia de este con el resto. Pero bueno, no olvidemos que somos autores y podemos justificar muchas cosas con la creatividad y con el hacer las cosas diferentes.

A todo esto obviamente hay que añadirle el tratamiento del color de la iluminación. Los filtros en las luces, la temperatura de color y tamaño de las fuentes de luz. También los ajustes de la cámara (temperatura de color y perfil de color elegidos). Y el aspecto final aportado en el etalonaje (post-producción) con correcciones y algún LUT.

Por ejemplo, las luces de las farolas amarillentas de vapor de sodio de la plaza del Tossal de Valencia. Esas son luces que ayudan a que el naranja tome protagonismo en la secuencia final.

O también ayuda el bajar la temperatura de color en la cámara. Detalle necesario para lograr un tono más azulado a la hora de rodar en la playa en un día nublado pero con una luz mágica.

O un poco de tratamiento de color con DaVinci para corregir algunos tonos. Dejar todos los tonos en su sitio correcto también es positivo. Aportarle un sutil toque con algún LUT que refuerza el azul y el naranja (y sus colores análogos) también nos ayuda.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *