Seleccionar página

Cómo usar el fotómetro en un rodaje de cine

por | Dic 1, 2018 | Análisis, Didáctico, Fotografía, Fotografía Cinematográfica, Técnico, Tutorial

Cómo usar el fotómetro en un rodaje de cine

por | Dic 1, 2018 | Análisis, Didáctico, Fotografía, Fotografía Cinematográfica, Técnico, Tutorial

Para un director de fotografía, el fotómetro es un bien muy preciado, es con diferencia la herramienta fundamental. El fotómetro, y segun mi opinión, es «quien» une al equipo de luces con el equipo de cámara. Dicho de otra manera, un fotómetro nos ayuda a hermanar la iluminación y la cámara y con ello crear el conjunto que buscamos. Y por supuesto, usando bien el fotómetro, no necesitamos siquiera tener la cámara en el set para prever como se va a ver la imagen.

Tal es la importancia del fotómetro, que de poco sirve crear una bonita -o correcta- luz, si la cámara no está ajustada para captarla tal cual se ha concebido. Un mal ajuste de cámara o una iluminación no correcta, puede cambiar -por ejemplo- el concepto por el simple hecho de no tener el diafragma correcto.

En mi caso particular, me ha pasado de estar creando una iluminación para un plano, y parte del equipo estar viendo por el monitor la imagen y no poner buena cara. Pero cuando he terminado de crear la iluminación y me he dirigido a la cámara y le he puesto el diafragma (y demás settings) correcto, la imagen ha cambiado y con ello, la cara de algunos compañeros. Es decir, la iluminación ha cobrado sentido, los niveles de las luces están donde han de estar y le dan sentido.

El efecto Bokeh

El fotómetro en el cine

Hay dos grandes modos de trabajar, por ejemplo, podemos decidir rodar con un diafragma abierto porque queremos que la imagen tenga poca profundidad de campo. Por lo tanto, tendremos que construir la iluminación para ese diafragma. O por el contrario, podemos tener una luz ya creada (luz natural que no modificamos por ejemplo) y tener que ajustar el diafragma de la cámara para que esa luz quede expuesta como deseemos. Así que sea como sea, hay que poner de acuerdo luces y cámara. Y ahí es donde nuestro mejor amigo es el fotómetro.

También la imagen ha de tener calidad técnica. Es decir, que narrativamente la iluminación puede ser como queramos, pero técnicamente ha de estar bien registrada. Eso nos obliga a que los niveles de iluminación estén dentro de los márgenes que la cámara tolera sin tener que usar niveles de ISO forzadas. Es decir, usar correctamente el rango dinámico de la cámara. Sin subexposiciones ni sobrexposiciones a menos que sea lo buscado.

El rango dinámico -a groso modo- es la cantidad de tonos (del blanco al negro pasando por la gama de grises; niveles de luz en esencia) que la cámara es capaz de captar desde el negro más negro al blanco más blanco. Es el ancho de banda en tonos (en niveles de luz). Cuantos más tonos (variedad de grises) más detalle tendrá la imagen captada.

El efecto Bokeh

Fotómetro Sekonic

«Foto» significa luz, y «metro» significa medida, de ahí que el fotómetro sea literalmente un medidor de luz. Pero claro, no hay que confundirlo con el luxómetro o iluminómetro, aunque en esencia, un fotometro mide los luxes igualmente. Un fotómetro es un luxómetro adaptado para la fotografía (y cine).

En luminotécnia, y resumiendo, el lux mide la cantidad de iluminación dentro de un área (lumen/metro cuadrado). El fotometro lo que hace es medir los luxes, al igual que hace un luxómetro, solo que el fotómetro aplica una serie de cálculos (fotográficos) para devolvernos esos luxes en un valor conocido. Ese valor conocido es un número f (valor de diafragma), que en esencia tambiés es cantidad de luz, pero -en este caso- no expresada en luxes.

El efecto Bokeh

Usando el fotómetro para grabar a Edurne

Para que el fotómetro sea una herramienta válida para nosotros fotografiando «escenas» y nos ayude correctamente, este dispositvo necesita de unos datos básicos. Como son el valor ISO que hemos fijado en la cámara y la velocidad de obturación (o el número de fotogramas por segundo (fps)) que tenemos seteados (fijados) en la cámara. De esta manera, el número f (diafragma) que nos devuelve el fotómetro es el valor que hay que fijar en el anillo del diafragma de la cámara para que el tono (nivel de luz) medido salga reproducido en la zona media del rango dinámico (habiendo tenido en cuenta los demás parámetros intorducidos).

Bueno, imagino que habréis podido entrar en un cortocircuito al leer el párrafo anterior. Trato de explicarlo un poco mejor. Si tomamos todo el ancho del rango dinámico y lo dividimos en 10 zonas (como el sistema de zonas fotográfico), obtendremos 8 zonas con tonos grises, más una zona negra totalmente en un extremo, y otra zona totalmente blanca en el otro extremo. Total 10 zonas. Así pues, si medimos un tono (una luz) con el fotómetro en la escena, y hacemos caso a lo que este nos dice, ese tono/luz quedará reproducido como un gris medio (un gris al 18%). Es decir, que si la luz o tono medida, era una luz fuerte, la veremos por cámara como un gris medio. Si ese tono o luz medida era una luz gris oscura, saldrá por cámara siendo una luz gris más claro. Y si esa luz o tono medida era una luz media, será correctamente visualizada por cámara.

Teniendo en cuenta esto, ya podemos hacer calculos para situar las luces y las sombras de nuestra escena (tonos claros, medios y oscuros) a lo largo y ancho del rango dinámico de la cámara.

El efecto Bokeh

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *